Homeintercambiosenlacescontactocontactohome
 
Cuatro principios básicos:
1. Las personas
2. Redefinir el trabajo
3. Fomentar la reciprocidad
4. Construir capital social


1. Las personas son los activos del sistema: la verdadera riqueza de una sociedad es su gente, cada ser humano puede ser una pieza clave en la sociedad a la que pertenece.

2. Hay que redefinir el trabajo: se debe de poder incluir todo lo que hace referencia al cuidado de las personas y a lo que le ayuda a ser mejor.

3. Reciprocidad: Es la clave para generar sociedades más equilibradas y justas. El impulso de reciprocidad es universal, hay que cambiar: el tu me necesitas, por el nos necesitamos mutuamente. Si de modo permanente siempre hay alguien que da y otro que recibe, se fortalece el que da y se debilita el que recibe. Todos en el sistema deben dar y recibir para que se pueda alcanzar el desarrollo completo del siguiente valor: EL CAPITAL SOCIAL

4. Capital social: Las redes sociales se fortalecen con las aportaciones de capital humano continuas: entusiasmo, confianza, compromiso y reciprocidad, llevan al crecimiento de ese capital social que construimos entre todos y esto conduce a sociedades más fuertes y resilientes.

Hablar de los 4 principios requiere hacer un poco de historia de los bancos de tiempo y la coproducción:

En primer lugar, en el neolítico, cuando empieza la agricultura, comienzan a haber excedentes que la gente puede y necesita intercambiar, aparece el trueque, empieza la idea de la moneda (conchas, granos, piedras fueron las primeras monedas…) y a partir de ahí el hombre comienza la andadura económica. Y ahora vamos a dar un salto de gigante… y nos dirigimos a Estados Unidos hacia el final de los 70., cuando Edgar Cahn comienza a pensar en idear un sistema que permitiera evitar que por falta de ayudas sociales se perdiera el apoyo a comunidades necesitadas de tales ayudas y comienza a hablar de coproducción.

Tras analizar que en cada comunidad para el sostenimiento de la misma había trabajos invisibles (el cuidado de los niños, la seguridad de la comunidad, la atención a los mayores y a los más frágiles…) que habitualmente no se consideraban trabajos pero que eran imprescindibles para el sostenimiento de cualquier sociedad, y que se daban por seguros siempre, llegó a la conclusión de que en ese tiempo empleado en el cuidado de la especie había una energía potencial con valor que se podía visibilizar y capitalizar, poner en acción e interrelacionar

Una vez percibida esta realidad, aparece la colaboración de Ana Miyares , banquera estadounidense que en un programa de colaboración de la banca con asociaciones sin ánimo de lucro que en EE.UU. existe, pidió una excedencia temporal a su banco para poder estudiar el problema que le planteaba Edgar Cahn y a partir de su visión y la colaboración de otra gente han aparecido los bancos del tiempo actuales

Los europeos empezando por italianos, ingleses, nos acercamos al concepto y a través de estos países se extiende la idea por todo el territorio europeo, incluida España
leer: Historia



¿Tienes tiempo y quieres aprovecharlo? Comparte tu tiempo, ayuda a los demás y benefíciate de ello.

En Banco del Tiempo la unidad de pago es la hora. Si dispones de tiempo y estás dispuesto a realizar cualquier actividad que se te ocurra, que pueda ayudar a otros, estarás en situación de demandar cualquier otro tipo de actividad que no puedas realizar por ti mismo.

"Si eres peluquero y puedes ofrecer tus servicios de forma gratuita durante una hora, puede haber un fontanero que te arregle una avería en casa también de forma gratuita"

¿Tienes tiempo?
 
© Banco del Tiempo - Ayunamiento de San Javier, 2008 - 2011 Aviso Legal